Compartelo...Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Share on Google+0Digg this

Desde hace años, la evolución del marketing empresarial ha dado lugar a nuevas profesiones que hace años eran completamente desconocidas para nosotros. Una de las figuras que ha tomado repercusión ha sido la del community manager. Pero, ¿es realmente importante tener a este profesional en tu empresa o es una simple moda que pasará con los años?

Para empezar, debemos tener clara la función de este profesional que, hasta el día de hoy, es conocido por ser algo así como un aprendiz de todo y maestro de nada. Muchos gerentes buscan en este experto un cúmulo de habilidades que muchas veces no se corresponden a lo que realmente “ha venido a hacer a nuestra empresa”.

¿Qué es un community manager?

Podemos utilizar la expresión de “la cara es el espejo de alma” para hacer un sinónimo que nos permita entender lo que es un community manager. Es la figura que nos representa ante nuestros clientes, la que nos da la imagen de marca. Quien, en el inmenso mundo de las redes sociales y del marketing online, nos abre un camino para hacernos visibles ante el mundo.

La mala fama se crea en un minuto, pero cuesta años deshacerse de ella. Es por eso que el community manager no sólo se dedica, tal y como piensan los que no creen en la fuerza del mundo 2.0, a actualizar el Twitter de la empresa. Su estrategia publicitaria pasa de pensar acciones que puedan llevar a la empresa a hacerse un hueco entre los grandes hasta a tener la capacidad de reacción suficiente ante una crisis de reputación de la organización.

community manager empresa

Una empresa sin una web, una estrategia en redes, la capacidad de reacción y respuesta ante sus clientes y un contenido interesante que fidelice a usuarios y capte a potenciales clientes se hunde en un mar de barcos sin chalecos salvavidas.

Por eso no todo el mundo vale. Ante la cantidad de cursillos gratuitos que afloran en redes para convertir al mundo el community manager, acaba saliendo a la luz que no todo estamos capacitados ni tenemos asertividad, paciencia, empatía y creatividad necesarias para realizar este trabajo.

Gestionar todas esas acciones, con los recursos y los conocimientos necesarios, es el valor añadido que aporta la figura del community manager a una empresa.