Compartelo...Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Share on Google+0Digg this

 

Las aplicaciones de tiendas de ropa están en auge. Todas tienen la suya. Las que no, quieren una. Sin embargo, también saben una cosa segura: no hay mayor placer en este mundo que irte a probar ropa y que te quede bien. Salir con bolsas y bolsas en la mano mientras nuestra tarjeta de crédito arde e ir dando golpes de melena por la Gran Vía mientras te sientes como una chica de Sexo en nueva York.

Oh señor. Qué gran placer.

Pues vete olvidando.

Se prevé que en tan solo 8 años (ya nos vemos en 2017) no saldrás cargada de las tiendas ni en estas habrá una gran cantidad de stock. Hazte a la idea: entras, te pruebas la ropa y el trabajador te lo manda a casa. ¿Cuándo? Lo que tarden.

No es una película montada por os trabajadores de Nonstop, es lo que dice el mismísimo IBM. “No sólo hablamos de tecnología, sino de modelos de negocio, los cuales tiene una amplia relación y puede decirse que van de la mano” dice Stephen Laughlin, vicepresidente y director general.

En este punto, y según el informe de Laughlin, las tiendas pasarán a ser salas donde los clientes basen su experiencia de la información, algo que ya está ocurriendo sin apenas darnos cuenta. Hoy en día, el 15% de las compras se hacen sin haber pisado una tienda. Coges el móvil, compras, pagas y a los días te lo llevan a casa. No sin antes buscar opiniones de otros usuarios en Internet, claro. Dentro de unos años se prevé que esta cifra aumente hasta el 50%. El consumo cambia hasta un modelo online en que la comunicación es, simple y llanamente, imprescindible.

Lo más importante, para el minorista, es la adaptación a esta situación. Y esta debe comenzar a tomar forma, que si no pilla el toro. El cambio es claro: según los expertos, las tiendas van a dejar de existir para ser una mera sala de exposición. Vas a ver, a informarte, pero no comprarás el producto, sino que lo harás en línea.

Eso supone una necesidad clara y abrumadora: quien no conozca los beneficios de la nube, está en fuera de juego. El marketing y la gestión del mercado online tienen la respuesta.

Si no te pones a la cola, te quedas sin entrada.